AYOTZINAMA: Una cartografìa de la violencia

#AristeguiEnVivo (Comparte)

jueves, julio 02, 2015

No podemos permitir un retroceso a los años 70; censura en MVS conduce a los más altos niveles del país: Aristegui

Por:  / 2 julio, 2015
aristegui
Compart
(02 de julio, 2015. Revolución TRESPUNTOCERO).- Este miércoles, en las instalaciones de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Unidad Xochimilco, se llevó a cabo el primer día de actividades del foro titulado “El derecho a la información y los derechos de las audiencias: posibilidad real o buenos deseos”,  evento cuya conferencia inaugural estuvo a cargo de la periodistas Carmen Aristegui, y como moderador el también periodista Jenaro Villamil.
En la charla, a propósito de la temática central que abordó el foro, la periodista Carmen Aristegui compartió con los presentes su experiencia en torno a los hechos en los que se ha involucrado luego de su despido de la empresa propiedad de Joaquín Vargas-MVS-y la relación que ha tenido este caso con el derecho de las audiencias.
 
El dialogo giró entorno a la discusión de establecer el derecho de las audiencias como una cuestión que se aplique en la realidad, en donde la sociedad tenga una participación real  y que no se quede como una disposición más contemplada en una legislación, sin sentido ni valencia en la práctica cotidiana de los medios de comunicación.
Al respecto, Aristegui afirmó que ante esta situación la sociedad mexicana en su conjunto tiene un desafió por delante, pues aseguró que el convertir al derecho de las audiencias como una cuestión real en la práctica se dará sólo con el trabajo del ciudadanía. Añadió que en cuestiones de libertades para la sociedad, los logros no se darán solos ni como una graciosa concesión de las autoridades.
“Para que el derecho de las audiencias sea una posibilidad real nosotros tenemos que trabajar, no va a venir de la nada y mucho menos una cuestión como esta de las libertades fundamentales; el derecho a decir, a opinar y a escuchar, no va a venir de la nada, está en las leyes, en las reformas, y en muchos asuntos que están puestos en el papel, pero que tendrán vida si los hacemos valer, que tendrán vida si las personas de este país,  periodistas, empresarios, autoridades o ciudadanos hacemos valer lo que la ley dice”, manifestó.
La periodista añadió que a pesar que existen mandatos legales que obligan a las autoridades respetar los derechos de la sociedad, la ciudadanía debe emprender una lucha para hacerlos valer.
“Recordando lo que dijo Carlos Payán: ‘la libertad es de quien la trabaja’. Los derechos son de los ciudadanos que los hacemos valer. Desde luego hay obligaciones, mandatos, estructuras jurídicas que obligan a las autoridades actuar de cierta manera, pero en buena medida el ejercicio de los derechos involucra la conciencia de que existen, la conciencia de qué tenemos algo que defender, que tenemos que pelear”, expuso.
En lo referente a su salida del espacio matutino de MVS Radio, Aristegui reiteró que se trató de un hecho de censura, atribuible a las reacciones generadas por la investigación de la Casa Blanca de Peña Nieto.
“Nuestra salida, es una salida que esta evidentemente relacionada con la censura. Como lo he resumido, lo que ha pasado y está pasando en MVS es censura, y todo conduce a la casa blanca. Nos parece que esta investigación es el punto de quiebre, no necesariamente el único, pero el punto de quiebre que derivó en un hecho autoritario que nosotros pretendemos revertir a partir de buscar el amparo de la ley (…) Fue una salida fulminante de todo un equipo que ha estado contribuyendo con las audiencias con nuestra tarea.
Lo que hemos estado haciendo en esa emisión matutina es nuestra misión periodística y ahora estamos en la defensa de esos derechos; en la búsqueda de revertir un hecho autoritario con tufillo dinosaurico que desde luego no nos podemos permitir como sociedad ni como periodistas”, sentenció.
Aristegui señaló que su salida de MVS estuvo precedida de una estrategia mediática que buscó hacer pasar la ruptura entre la periodista y la empresa de Joaquín Vargas como el resultado de un conflicto al interior, en este caso lo relacionado al supuesto uso indebido de la marca.
“Esta salida forzada del aire viene precedida de una espiral artificial que se planteó para crear una lógica de ruptura, una lógica de quiebre de la relación entre los periodistas y la empresa de comunicación. Esta espiral artificial de conflicto se ha querido hacer pasar como un conflicto entre particulares que desde luego no lo es. Me permito disentir del secretario de Gobernación que hasta un comunicado de prensa sacó para decir que era un asunto entre particulares, casi que al emitir el boletín dio cuenta que no es un asunto entre particulares; evidentemente no lo es, es un tema de interés público porque se trata de una concesión pública”, dijo.
De igual forma hizo mención del intento de MVS por plantear nuevos lineamientos de la relación con los periodistas. En tal sentido indicó que es necesario analizar que los contratos entre empresas y periodistas contengan como parte de la ética un compromiso con las audiencias en el quehacer periodístico.
“Tenemos un contrato vigente que nos compromete con las audiencias a no vender entrevistas a no hacer pasar como noticia algo que no lo es (…) ¿Por qué no se quiere cumplir lo que es este compromiso con las audiencias?, ¿A quién no le conviene que los periodistas ejerzan libertades con responsabilidad editorial?, ¿Quién en este país esta incomodo o deseoso de que mejor no ocurran este tipo de convenios entre empresas de comunicación y periodistas? ¿Quién quiere aniquilar a todo un equipo de periodistas que estaba haciendo su trabajo? ¿Quién no quiere que se hable en México de historias como la de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre? ¿Quién no quiere que se informe abierta y críticamente de procesos electorales como los que acabamos de vivir?”, expuso.
Además de lo anterior, la periodista cuestionó la acción de eliminar un espacio en donde se “promovía la discusión pública crítica”. “Estamos en un momento en donde el vendaval autoritario está ahí, lo que vivimos en el proceso electoral es un indicador del tipo de cosas que creíamos que ya no pasaríamos en este país”, apuntó.
Aristegui sostuvo que la eliminación del espacio radiofónico matutino afecta de diversa maneras. Apuntó que daña derechos de los periodistas al evitar el contacto con la audiencia, además que se violentan derechos de la audiencia al limitar la posibilidad de elegir y “tener espacios donde se hable y se discutan los temas de interés general”.
“Todo esto es a partir de una decisión de carácter autoritario de cambiar reglas editoriales. En qué momento se puede permitir que una empresa de comunicación, que es concesionaria de un bien de la nación, condicione la permanencia del equipo con la aceptación de nuevos lineamientos, mismo que sustituían a los lineamientos presentas y con lo que tenemos 6 años trabajando”, señaló.
Asimismo, subrayó que con esta situación se están violando los derechos de los periodistas de manera grave al tratar de imponer nuevas reglas que alteran de manera importante la libertad para dirigir la cuestión editorial.
“Esos lineamientos editoriales que pretendieron imponer conducen a la censura previa, al control editorial y a las restricciones editoriales de todo un equipo de trabajo. En contra no sólo de un contrato vigente, sino del código de ética vigente y en contra de la ley. Y ahí está el corazón de nuestra decisión que hemos tomado para defender esos derechos que pretenden ser atropellados, que están siendo atropellados cada día que estamos fuera del aire. Cada minuto que pasa se siguen violentando nuestros derechos. Eso hay que subrayarlo”, manifestó.
Aristegui habló sobre el actuar de las autoridades judiciales en el caso. Indicó que las instituciones encargadas de impartir justicia tienen todas las herramientas para restituir el espacio matutino dirigido por la periodista, ya que, dijo, este fue eliminado contra derecho, “incumpliendo los deberes que los concesionarios hicieron en contra de las audiencias y los periodistas”.
“Cuando decidimos acudir a la justica para no permitir un atropello dinosaurico como este, para no permitir como periodistas un retroceso a los años 70 en donde eliminar del espectro a un periodista se hacía con la mano en la cintura y nadie reclamaba, es creer que podemos lograr algo. Queremos ver cómo responde la justicia, hay herramientas, hay inteligencia jurídica, hay elementos muy fuertes y consistentes en el juicio de amparo que soportan la idea que aquí hay algo muy claro que la justicia tiene que resolver a favor de la libertad de expresión, de las audiencias que tienen derecho de tener ese programa al aire; no se puede quitar a periodistas a contentillo”, aseveró.
Por otro lado, afirmó que la sociedad debe repensar la actuación de los concesionarios. Añadió que este caso debe convertirse en una posibilidad de defender los derechos de las audiencias bajo el nuevo panorama jurídico.
“No hay manera de no imaginar que detrás de una decisión que se presume empresarial, hay una fuerza externa que los obligó o los presionó o les concedió algo para tomar decisiones que en términos empresariales son irracionales pues para qué quería un grupo empresarial eliminar del aire un programa con audiencia, con buenos ingresos, con buena presencia pública, de no ser por la reacción frente a una imposición o algún tipo de negociación. Por eso estoy convencida que el caso conduce a los más altos niveles de este país”, dijo.
Aristegui hizo mención del apoyo que la sociedad ha expresado a la periodista. Agradeció por las muestras de solidaridad que se han visto desde el inicio de la problemática.
“Las audiencias en este caso se han manifestado de diferentes maneras. Desde la manera más entrañable, que desde aquí agradezco profundamente, como acudir a la calle, afuera de MVS a manifestarse.  Dejo ese mensaje de agradecimiento a las personas que se manifestaron esa mañana y dijeron ‘no estamos de acuerdo’. Es un primer elemento básico, genuino de un pedazo de audiencia que dijo ‘esto no nos gustó’, señaló.

No hay comentarios:

Publicar un comentario