AYOTZINAMA: Una cartografìa de la violencia

#AristeguiEnVivo (Comparte)

lunes, agosto 17, 2015

Demandan escritores a Peña seguridad para periodistas

De La Jornada
Firman la carta, entre otros, Chomsky, Auster y Rushdie
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Lunes 17 de agosto de 2015, p. 5
Escritores y periodistas pidieron al presidente Enrique Peña Nieto el ‘‘esclarecimiento inmediato y efectivo’’ de los asesinatos de Rubén Espinosa y de otros reporteros en México, así como un ‘‘compromiso’’ del gobierno para ‘‘garantizar la libertad de expresión’’ en el país.
 
‘‘Nosotros, periodistas, escritores y artistas creativos de todo el mundo, con el apoyo de Pen Internacional y el Comité de Protección a los Periodistas, vemos con indignación los ataques contra los reporteros en México. Cuando se ataca a un periodista se atenta contra el derecho a la información de la sociedad entera’’, se dice en la misiva.
La demanda empezó a circular el fin de semana en el blog de Pen America Center, rama regional de la asociación mundial de escritores Pen International.
Entre otros, firman la carta al Presidente mexicano los escritores estadunidenses Noam Chomsky y Paul Auster; el indobritánico Salman Rushdie; el nicaragüense Sergio Ramírez; la canadiense Margaret Atwood; los mexicanos Juan Villoro, José Agustín y Lorenzo Meyer; el director ejecutivo del Comité para la Protección de Periodistas, Joel Simon; el presidente de Pen American Center, Andrew Solomon, y la directora ejecutiva de la organización, Suzanne Nossel.
Suscriben la misiva los periodistas estadunidenses Seymour Hersh, Ariana Huffington, Pete Hamill, Christiane Amanpour, Jon Lee Anderson, Alma Guillermoprieto, Alan Riding y Anthony de Palma, así como el nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, la brasileña Claudia Furiati, el peruano Gustavo Gorriti y el argentino Martín Caparrós.
También se suman los cineastas mexicanos Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón, Gael García Bernal y Alicia García Bergua, el profesor Claudio Lomnitz y la investigadora del Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad de Georgetown Kate Doyle.
El manifiesto reclama a Peña Nieto ‘‘la investigación sin contemplaciones de los funcionarios estatales y municipales que, en cada caso, se puedan haber visto involucrados’’, además de ‘‘la revisión inmediata de los mecanismos para la protección de periodistas’’.
Considera que ‘‘hoy el periodismo en todo el mundo vive bajo asedio; los reporteros mexicanos, en particular, viven en peligro mortal. Organizaciones criminales, funcionarios corruptos y un sistema de impartición de justicia incapaz siquiera de determinar la responsabilidad de los asesinos son causa de la extrema vulnerabilidad de los reporteros’’.
Señala que la abrumadora mayoría de estos crímenes permanecen en la impunidad. Incluso, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) apunta a evidencia que involucra a funcionarios públicos en varios de los ataques contra periodistas y medios de comunicación.
El asesinato de Espinosa y de Alejandra Negrete, Yesenia Quiroz, Nadia Vera y Mile Virginia Martín –las cuatro mujeres que murieron con él–, el pasado 31 de julio, ‘‘ha sido un parteaguas’’, señaló la declaración. ‘‘La ciudad de México era considerada uno de los últimos lugares seguros para el ejercicio periodístico. Ahora no parece haber santuario alguno para los reporteros perseguidos en México’’.
Rubén Espinosa laboraba de fotógrafo de prensa en Veracruz. Los comunicadores en esta entidad que han recibido amenazas están convencidos de que éstas provienen de funcionarios del gobierno del estado. El texto recordó que decenas de comunicadores han sido víctimas de homicidio en México y que hay una veintena de desaparecidos. Subrayó que ‘‘desde que el actual gobernador, Javier Duarte, llegó al poder, en 2010, las amenazas, los maltratos y los asesinatos de periodistas han alcanzado cifras sin precedentes en Veracruz: 14 han muerto de manera atroz y tres han desaparecido.
‘‘En cada uno de los casos se ha desechado como línea de investigación judicial el ejercicio profesional de las víctimas. Hasta ahora, 37 colegas de Rubén Espinosa han tenido que abandonar sus trabajos, sus hogares y sus familias, y desplazarse a la ciudad de México tras recibir amenazas.’’

No hay comentarios:

Publicar un comentario